Llega el momento de reclamar la cláusula suelo, en el caso de que la tengas incluida en tu hipoteca.
Aunque hayas firmado una renuncia a reclamación, tranquilo: podemos ayudarte a recuperar tu dinero.
Te explicamos cómo.

03 febrero 2017

Para reclamar la cláusula suelo, debes comprobar que efectivamente, el banco incluyó este límite y que, en consecuencia, debe devolverte todo lo que tú le has pagado de más.

Sin embargo, en el proceso que vamos a explicar a continuación, podemos encontrarnos con que los bancos también incluyeron una renuncia a reclamación, dentro de las condiciones contractuales.

La cláusula suelo

Refrescamos brevemente qué es la cláusula suelo, y como puedes localizarla en tu contrato hipotecario. Básicamente, consiste en establecer unos límites a partir de los cuales, aunque el coste de tu hipoteca baje (fruto de la variación de los intereses) tú seguirás pagando lo mismo. Es decir, si dichos intereses suben, tú pagarás más mensualmente. Pero si bajan (lo cual te beneficiaría) existe un límite a partir del cual, por mucho que bajen los tipos, tú pagarás por encima

Algo injusto e ilegal, según diversas sentencias nacionales, que exigían a los bancos devolver dichas cantidades, desde el año 2013. La justicia completa llega tras una sentencia de los tribunales europeos, que establece que la devolución no debe limitarse únicamente a lo cobrado de más a partir de ese año. Si no que la retroactividad debe ser total, y los bancos deben devolver todo lo que se haya cobrado con la utilización de esta técnica. Desde el momento de la firma del contrato.

¿Y si he renunciado a reclamar?

En los diversos análisis que hemos realizado con otros clientes, hemos descubierto otra cláusula insólita: el banco niega al cliente, vía contrato, la opción de reclamar ante el menoscabo de sus derechos. Pues bien, independientemente de que esta segunda cláusula esté incluida en tu hipoteca, debes saber que sí puedes reclamar el dinero pagado de más. ¿Incluso aunque haya firmado por escrito mi renuncia a posibles reclamaciones? Sí, porque esta cláusula también queda anulada por su carácter abusivo, en virtud de lo establecido en el artículo 10 de la Ley General de Consumidores.

Esta normativa prohíbe expresamente este tipo de directrices contractuales. Por lo tanto, también puedes reclamar y recuperar el dinero pagado de más en tu hipoteca.

¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte!